Cargando...

Willy Flores Artista Contemporáneo


Acerca de

iPad

Bio

De padres hondureños, nace en Coyoacán, México, en 1976.
En 1997 se egresa de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Honduras.
En 2000 se radica en Costa Rica. De 2001 a 2003 estudia Historia del Arte en la Casa del Artista.
Durante el 2007 viaja a Europa para acercarse aún más al conocimiento de la obra de los grandes maestros.
Actualmente vive y trabaja en Tegucigalpa, Honduras.


Estudios Realizados

2000-2003
Historia del Arte, Casa del Artista, Costa Rica.
1999
Foro Regional de Arte Contemporáneo Centro América y El Caribe: "Construcciones de la identidad en el espacio público". Mujeres en las Artes, Tegucigalpa, Honduras.
1997
Bachiller en Artes Plásticas, Escuela Nacional de Bellas Artes, Tegucigalpa, Honduras.

Exposiciones Individuales

2010
"Espectáculos Cotidianos" Galería Nacional, Centro Nacional de Ciencia y Cultura. Museo de los Niños. San José, Costa Rica.
2005
"Distancia Necesaria" Galería Pueblarte, Escazú, Costa Rica.
2003
"Entre Espacios" Colegio Universitario de Cartago, Costa Rica.
2002
"Cuerpos y Flotantes" Galería de Arte Tríos, Tegucigalpa, Honduras
2002
"De mis sueños" Galería de Arte INAC, Ciudad de Panamá, Panamá.

Exposiciones Colectivas

2009
10:15: Latitudes Convergentes, Galería Pueblarte, Cartago, Costa Rica.
2008
Colegio Universitario de Cartago, Festival Internacional de las Artes "FIA", San José, Costa Rica.
2007
Antología de las Artes Plásticas, Galería Nacional, Tegucigalpa, Honduras.
Exposición y Subasta "Valoarte" Galería Nacional Museo de los Niños, San José, Costa Rica. Artista invitado.
2006
Centro Cultural Mexicano, San José Costa Rica.
Exposición y Subasta "Valoarte" Galería Nacional Museo de los Niños, San José, Costa Rica.
Antología de las Artes Plásticas, Galería Nacional, Tegucigalpa, Honduras.
2005
"Fusión", Casa de los Tres Mundos, Granada, Nicaragua.
Antología de las Artes Plásticas, Galería Nacional, Tegucigalpa, Honduras.
Antología de las Artes Plásticas, Centro Cultural Español y Galería Jacob Karpio, San José, Costa Rica.
2004
"Homenaje al Café", Centro Cultural Mexicano, San José, Costa Rica.
Antología de las Artes Plásticas, Galería Nacional, Tegucigalpa, Honduras.
X Aniversario Colegio Universitario de Cartago, Costa Rica.
"Multigrafías: Obra gráfica centroamericana" Instituto Hondureño de Cultura Interamericano (IHCI), Tegucigalpa Honduras.
2003
Antología de las Artes Plásticas, Galería Nacional, Tegucigalpa, Honduras.
"Cuatro pintores" Galería Monses, Escazú, Costa Rica.
II Anual de Gráfica centroamericana, Galería Nacional, Museo de los Niños, San José, Costa Rica.
2002
XVIII Salón de Pintura Hondureña, Instituto Hondureño de Cutura Interamericano (IHCI).
Antología de las Artes Plásticas, Galería Nacional, Tegucigalpa, Honduras.
"Naturaleza y Mujer" Instituto de Cultura de Panamá, Panamá.
"Ave Fenix" (Honduras – Nicaragua), Galería Génesis, Nicaragua.
Alianza Francesa de Honduras.
2001
"Nuevos Valores" Galería Nacional (Museo del Niño), San José, Costa Rica.
Colectivo Conmemorativo a Moisés Becerra, Galería Tríos, Honduras.
VIII Bienal de Escultura y Cerámica (IHCI), Tegucigalpa, Honduras.
III Bienal de Arte la Nueva Pintura (IHADFA), Tegucigalpa, Honduras.
2000
"En el punto del milenio" Galería Tríos, Honduras.
"Impacta tus sentidos" OEA, Banco Ficensa y Galería Tríos, Honduras.
Antología de las Artes Plásticas de Honduras "Montes de Oca".
Invitado por la Embajada de El Salvador en el primer "Festival de la Patria Centroamericana" Hotel Marriot, El Salvador.
XVII Salón Hondureño de Arte y Pintura (IHCI).
"Nuevos Valores" Tres Pintores de la Plástica Hondureña (IHCH).
Alianza Francesa de Honduras.
1999
Miniatura en Pintura (ICHI), Tegucigalpa, Honduras.
Antología de las Artes Plásticas de Honduras "Obed Valladares".
IX Salón de Pintura Nacional, Centro Cultural Sampedrano, Honduras.
Alianza Francesa de Honduras.
1998
II Bienal de Arte "La Nueva Pintura" (IHADFA).
XVI Salón de Arte y Pintura (ICHI), Tegucigalpa, Honduras.
1997
Participación de Pintura en Miniatura (ICHI).
Primera Expo Anual de la Jornada Nocturna de la Escuela Nacional de Bellas Artes.

Premios

2000-2003
Historia del Arte, Casa del Artista, Costa Rica.
2006
1er lugar, Exposición y Subasta "Valoarte", Galería Nacional de la Ciencia y la Cultura, Museo de los Niños, San José, Costa Rica.
1998
3er lugar, Alianza Francesa Honduras.

Publicaciones

2010
Periódico La Nación, "Pinturas cuentan historias perrunas". En: Aldea Global, viernes 12 de febrero de 2010, Costa Rica.
Revista ARTMEDIA, "Preámbulo hipnótico en la pintura de Willy Flores", Edición 19, Costa Rica.
2008
Diario EL HERALDO, "Una plenitud de vacíos". En: Suplemento Cultural ORBIS, domingo 10 de agosto de 2008. Honduras.
2006
Revista ESTILOS Y CASAS, "Distancia Necesaria", Año 8, número 2. Costa Rica.

Trabajos

Flotantes
Flotantes
Flotantes
Flotantes
Flotantes
Flotantes
Flotantes
Flotantes
Flotantes
Flotantes
Flotantes
Flotantes
Perros
Aproximaciones de una desición 2, 120x130 cm, acrílico-óleo sobre tela
Perros
¿Quién es quién 100x100 cm. AcrÍlico sobre tela. 2009
Perros
Aproximaciones de una desición. Acrílico sobre tela. 120x130 cm. 2007
Perros
Desiciones en gris. 90x75 cm. Acrílico-óleo sobre tela. 2009
Perros
Detalle de Nada por aquí, nada por allá.
Perros
Detalle de Quién es quién ?.
Perros
Detalle de Repetición de una caída.
Perros
El viaje de Ani. 150x80cm. Acrílico sobre tela. 2006.
Perros
En extinción 2, 80x65 cm, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
En extinción. Acrílico sobre tela. 110x90 cm. 2007.
Perros
En silencio, 120x54 cm, acrílico-óleo sobre tela
Perros
Gradas..., 120x54 cm, acrílico sobre tela
Perros
Hoy, última función. 120x120 cm. Acrílico-óleo sobre tela. 2009
Perros
Ideas en conflicto, 150x85 cm, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Nada por aquí, nada por allá. 85cmx35 cm. Acrílico-óleo sobre tela. 2008
Perros
Repetición de una caÍda. 120x100 cm. Acrílico sobre tela. 2008
Perros
Sin título, 45x60 cm, acrílico sobre tela.
Perros
Sin título, 150x100 cm, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Perros
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Gráfica
Sin título, acrílico-óleo sobre tela.
Gráfica
Sin título, dibujo sobre papel.
Gráfica
Sin título, dibujo sobre papel.

Comentarios

iPhone

Sobre la obra de Willy Flores

Por: Fernando Carballo.
Artista
"El camino del arte nos dispone a experimentar, inventar o permanecer, delineando nuestro decir de manera clara y bella, y adentrándonos en nuevas técnicas, puntos de vista, afinidades. A ambos lados del camino hay maestros; los nuevos y los viejos que nos empujan al encuentro. Usted Willy, sabe lo que digo y yo sé que usted va por donde se llega".

Sobre la serie de los circos...

Willy Flores, 2010
Utilizo lo circense como metáfora de vida, ejerciendo con autonomía un efecto comunicativo; no se trata del lugar, sino del acontecimiento. Aquí los espectáculos cotidianos con su dramatismo mezclando descargas emocionales, de ahí el efecto de alejamiento como algo progresivo, evidenciando como el ser humano se ha alejado de la naturaleza, de los valores primarios de la fidelidad o la solidaridad, y ha sucumbido en los paraísos artificiales y en el sentido de la simulación, bajo el argumento de la civilidad y el progreso.

Pinturas cuentan historias perrunas

Periódico La Nación
Aldea Global
Por:Andrea Solano
2010
Los perros en las pinturas del artista hondureño Willy Flores son los verdaderos protagonistas de cientos de experiencias habituales que viven los seres humanos. La exposición "Espectáculos Cotidianos" -que se exhibe en la Galería Nacional- presenta nueve pinturas en técnica mixta en las que los perros actúan como voceros de la condición humana. Los canes son el elemento principal de cada obra y son sus miradas, actitudes o posturas las que comunican un amplio espectro de emociones, sentimientos y situaciones que compartimos los seres humanos. Los perros aparecen en lugares estratégicos de cada obra, acompañados de muy pocos elementos que generalmente hacen referencia la mundo de los circos como carpas, carruseles, globos y arlequines. "utilizo lo circense como metáfora de la vida que es en sí un gran espectáculo en donde nuestros papeles se intercambian: algunas veces somos protagonistas y otras, espectadores", explicó el artista, radicado en Costa Rica desde el 2000. Los perros están ubicados a una distancia considerable de los demás elementos en el cuadro. "El alejamiento es una condición que nos permite un encuentro con nosotros mismos. Al alejarnos de loas distracciones diarias es más fácil poder reflexionar. También es una forma de analizar cómo el ser humano se ha alejado progresivamente de la naturaleza y de los valores fundamentales para sucumbir ante los paraísos artificiales", dijo Flores. Los colores sobrios difuminados crean atmósferas nostálgicas que acentúan el mensaje que los animales quieres comunicar.

El preámbulo hipnótico de la pintura de Willy Flores

Hace cinco años, Willy Flores irrumpió en la Antolog&Æ’iacute;a de las Artes Plásticas y Visuales de Honduras con la pintura de un perro y un cazo, que muchos confundieron con un ejercicio de minimalismo canino o con la imagen de un perro bucólico y asceta en un mundo fluvial, diluido, monocromo. Aquel cuadro inocente reflejaba un punto muerto o una pausa en la trayectoria pictórica de Flores, que para entonces dilataba una carrera plástica nutrida en el realismo mágico, y exploraba ciertos elementos folclóricos centroamericanos con la etapa llamada Los Flotantes. Nadie imaginó que aquello era una ruta que Willy Flores comenzaría a explorar con acierto ni que aquel era sólo el primero de muchos perros. En la actualidad, no podríamos esperar sino perros en la exposición programada para principios de febrero en la Galería Nacional de San José, Costa Rica, donde el artista expondrá sus trabajos recientes. Willy Flores es egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes, Honduras, y luego de exponer dentro y fuera de Honduras, llega a Costa Rica donde decide radicarse. No ha sido una casualidad que Willy Flores desembocara en el mundo de este animal. Según confiesa, yo vengo pintando desde hace cerca de once años. La serie de los Flotantes son cuadros cargados de misticismo. De aquí nace la idea de incorporar a este tema algunos animales, tomando como icono al perro. Aunque muchos jóvenes artistas han encontrado en el perro una metáfora social del hombre, el tratamiento pictórico y la metáfora que Willy Flores realiza con este animal es algo diferente. El aparente paisaje bucólico con perro de fondo o el reduccionismo al perro y su recipiente de comida configuran un mundo que encierra en sí mismo las claves de su interpretación, lejos de la representación del perro en tanto que. Se trata de una realidad de una existencia que discurre bajo las patas de la mesa y en los jardines, la más de las veces bajo las atenciones de unos amos que ignoran los episodios de su ser. Los perros de Willy Flores son mascotas que han compartido espacios humanos durante millones de años y, sin embargo, el humano jamás ha podido penetrar el mundo cerrado de sus instintos o sueños. Si bien no se puede hablar de una personalidad en los animales, al menos podemos decir eso, que siente, se expresa y a veces también parece pensar. Algo de eso está en estas pinturas de Willy Flores, donde la ausencia humana (o el ojo humano que lo explora y observa y diseca en este momento) es un elemento de prueba en un juicio de culpabilidad. Aunque en estas alegorías existenciales de los animales no se recurra a la muestra esquelética del hambre ni se trata de un happening con un perro verdadero a punto de morir, la culpa es similar y algo de angustioso tienen estas imágenes, como si los perros se supieran apresados en un mundo ajeno, envueltos y perdidos en una naturaleza mitad salvaje-mitad nada, oprimidos en el mismo lienzo. Me dice Willy: Me llamaba mucho la atención el uso del perro a través de la historia del arte y la literatura, de hecho el primer perro que pinto es uno de los perros de Velásquez con influencia barroca. No solo la historia del arte me ha influenciado en el tema de los perros, también la literatura. Claro, cómo olvidar el perro de los Baskerville o los perros de Jack London o el perro del mendigo visto por de Dostoiesvky o el perro de Salamano de El extranjero, o el perro más nuevo de la literatura: el perro de Desgracia, de J. M. Coetzee. Pero hay algo más en la nostalgia de los perros de Willy Flores: Esta revisión del uso del perro a través de la historia del arte no hubiera estado completa hasta el asesinato de mis dos perros en el 2005, donde mi convicción me lleva a ver la ignorancia y la crueldad de algunos seres humanos, algo así como, parafraseando el dicho conocido "entre más conozco a la gente, más quiero a mi perro". Este precedente marcó mi experiencia existencial más profunda e íntima, ejerciendo un efecto comunicativo y reflexivo al mismo tiempo. Una vez encontrado este punto de inflexión en los motivos pictóricos de Willy Flores, no se puede evitar el ergo que sigue a ese enunciado: Esas pinturas de perros hablan muy bien del hombre. Un hombre que se ha alejado de la naturaleza, de los valores primarios de la fidelidad o la solidaridad, y que ha sucumbido en los paraísos artificiales y en el sentido de la simulación, bajo el argumento de la civilidad y el progreso. La posesión más importante de mi taller es definitivamente mi biblioteca, donde, aunado a mis vivencias cotidianas, nace todo lo que pinto, que vos ya conocés, me dice Willy. ¿Y ahora tenés algún perro?, le pregunto. A lo que responde: Por ahora no tengo perros, recientemente me volvieron a asesinar al que tenía… que por cierto se llamaba Amigo. Y aquí está la naturaleza de explorador de estos animales, con timidez y miedo, y la mirada misericorde -dice Aleixandre- detrás de los barrotes. El movimiento circular de la pantera parece el preámbulo hipnótico de la nada, de la muerte, dice Rilke. Nada sabemos cuántos juegos mortales realizan a diario estas criaturas que Willy nos invita a observar tierna y cuidadosamente.

Mirando lo que se busca

Por: Humberto Jiménez
Filósofo
Costa Rica
2008
En este momento Willy Flores nos presenta una paleta restringida de colores, las figuraciones se han maximizado por la economía de los recursos expresivos utilizados en las composiciones, allegadas a la austeridad minimalista. Willy tiende a simplificar las formas en busca de una figuración cada vez más personal y esencial, de ahí nace la iconografía del perro, que es "el observado y el observador", los cuales flotan en espacios vacíos y fluyen en interrogantes de soledad. Los elementos y la disposición en el espacio así como la creación de un entorno etéreo, son parte de las búsquedas que ha decidió encarar, como todos sabemos es un proceso complejo, que ha comenzado ya que le sirve como alimento para la evolución de su quehacer artístico. A través de las expresiones, busca trasladarnos a un mundo diferente, donde las emociones surgen sin esfuerzo, hasta encontrarnos solos frente a una realidad muy propia, diferente a las demás, cuyo clímax define nuestra relación con ese animal, que mira o posa de manera quieta y silenciosa. En su propuesta, nos invita a liberarnos de la codicia y del deseo de consumo, ya que esto nos distrae de mantener la continuidad de nuestra conciencia, y es en el silencio de la mente, donde el vacío es en realidad, una plenitud de ignotos significados posibles, posibles verdades, posibles creaciones. Y es aquí donde Willy comenta y reflexiona sobre el ser humano, que vive en un mundo sumergido en la tecnología y ahogado por el confort material y constantemente somos distraídos, incapaces de ver lo que nos rodea dejando a un lado lo sencillo y lo natural. Todo parece ocurrir y mostrarse en el vacío, y así con mucha frecuencia nos encontramos con miradas nostálgicas que dejan interrogantes en el observador por su posibilidad de identificarse con este can, que sin embargo, está ahí y constituye el espectáculo del mundo confrontándolo con una existencia propia.

El vacío es una plenitud de significados

Diario El Heraldo
Suplemento Cultural Orbis
Por: Felipe Rivera Burgos
Luego del ensayo sobre los animales de J. M. Coetzee (en especial de aquellos animales que nos comemos), nada en torno a estas familiares criaturas parece inocente. Si bien no se puede hablar de una personalidad en los animales, al menos podemos decir eso, que siente, se expresa y a veces también parece pensar. Algo de eso está en estas pinturas de Willy Flores, donde la ausencia humana (o el ojo humano que lo explora y observa y diseca en este momento) es un elemento de prueba en un juicio de culpabilidad. Aunque en estas alegorías existenciales de los animales no se recurra a la muestra esquelética del hambre ni se trata de un happening con un perro verdadero a punto de morir, la culpa es similar y algo de angustioso tienen estas imágenes, como si los perros se supieran apresados en un mundo ajeno, envueltos y perdidos en una naturaleza mitad salvaje-mitad nada, oprimidos en el mismo lienzo. Y aquí está la naturaleza de explorador de estos animales, con timidez y miedo, y la mirada misericorde -dice Aleixandre- detrás de los barrotes. El movimiento circular de la pantera parece el preámbulo hipnótico de la nada, de la muerte, dice Rilke. Nada sabemos cuántos juegos mortales realizan a diario estas criaturas que Willy nos invita a observar tierna y cuidadosamente.

La voluntad dormida


La vida humana puede fatigar a cualquiera aun en domingo, tanto que los románticos locales consideraban este día el más indicado para morir. Pero si alguien decide imaginar qué aspectos componen la vida de los perros, habrá que echar un vistazo a la plástica del hondureño Willy Flores, artista radicado en Costa Rica, desde donde nos hace llegar esta sugestiva mirada al mundo canino, frívola o ascética, una existencia que discurre bajo las patas de la mesa y en los jardines, la más de las veces bajo las tolerantes atenciones de sus dueños. Quizá estas pinturas no se limiten al singular oficio de conferir personalidad a estas mascotas, y esta obra nos seduzca como el rumor de un río en cuyas profundidades se ocultan los gritos de mil ahogados. Es obvio que las distancias aquí son separaciones de la supervivencia, que el cazo definitivamente vacío es la única recompensa posible y que el presente perpetuo adquiere también un solo color, orgánico, donde se concentra y borra el mundo.

Distancia Necesaria

Por: Caroll Rojas.
Revista Estilos y Casas Año 8, Número 2.
Con una muy particular manera de percibir el mundo, este joven artista, hondureño-mexicano, presentó en esta oportunidad una selección de diez obra, cuyo tema principal fue la vida misma y las múltiples reflexiones en torno a ella. El protagonista, indudablemente, cautivó por la presición con la cual aparece en cada creación; se trata de un animal muy cercano al hombre y que, incluso, ha llegado a ser catalogado por algunos como "su mejor amigo": el perro, que en el caso de Willy Flores se presenta como un símbolo del ser humano y sus diferentes realidades. Con una gran profundidad y maestría, el pintor captura diferentes imágenes, algunas más cotidianas que otras, para ofrecer al público un rico material que conforme avanza el análisis va convirtiéndose en un reflejo de la propia experiencia. De esta manera, la propuesta logra conseguir una importante y fluida comunicación, como pocas lo logran. Así se cumple lo propuesto, "crear un diálogo mudo entre el espectador y la obra", según comentó el pintor. Egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Honduras, Willy Flores Ramos es fiel creyente del perro como tema, ya que sugiere una importante oportunidad de narrar lo que sucede a nuestro alrededor. "Ellos son una forma indirecta de hablar del ser humano, que es el observador y el observado", agrega. Y sin duda, a través de las expresiones de sus personajes, del uso del color y de la técnica, Flores es capaz de trasladarnos a un mundo diferente, donde las emociones surgen sin esfuerzo, hasta encontrarnos solos frente a una realidad muy propia, diferente a las demás, cuyo clímax define nuestra relación con ese can, que mira o se posa de manera a veces quieta y silenciosa, y otras más bien provocadora. la reflexión, por ende, es la materia prima de la cual se nutre esta obra llena de intelecto y de esencia existencialista, la cual fue ofrecida por la recién inaugurada nueva sucursal de la Galería Puablarte, en Deco Plaza, Escazú. Según comentó a Estilos y Casas Ignacio Carballo, director, la propuesta de Willy Flores sobresale por su seriedad y coherencia. "En él hay un lenguaje propio, fruto de una exhaustiva investigación, en la cual se observan dos tratamientos diferentes: las obras grises, que son más accidentales, y las obras rojas, de detalles más de tipo preciosista. Con él coincide el afamado pintor nacional Fernando Carballo, quien de manera espontánea se dirige al pintor: "El camino del arte nos dispone a experimentar, inventar o permanecer, delineando nuestro decir de manera clara y bella, y adentrándonos en nuevas técnicas, puntos de vista, afinidades. A ambos lados del camino hay maestros; los nuevos y los viejos que nos empujan al encuentro. Usted Willy, sabe lo que digo y yo sé que usted va por donde se llega". Sin duda, Willy Flores nos conduce por los caminos de la existencia misma, para descubrir a través de esas pinturas lo que él mismo nos relata..."que la vida misma es un enigma".

Publicaciones

Referencias sobre mi obra

La Nación, Costa Rica

Link: Pinturas cuentan historias perrunas.

La República, Costa Rica

Link: Perritos invitan a reflexionar.

Olanchito Ciudad Cívica de Honduras

Link: El arte de Willy Flores.

La Nación, Costa Rica

Link: Visita Guiada.

La Nación, Costa Rica

Link: "Valoarte" se apoderó de la Galería Nacional

Contacto

Gracias por su interés, pronto estaremos en contacto.

Gracias por escribir!

Su mensaje fue recibido y pronto recibirá una respuesta.

Saludos.